Las comunidades anarquistas

Posted on Updated on

La comunidad tradicional basada en la identidad no es suficiente pues la identidad es también su protección.

La comunidad anarquista debe constituirse en torno a objetivos comunes que eviten el purismo, el esencialismo y el dogmatismo.

Una comunidad es un grupo de seres humanos que tienen ciertos elementos en común lo que permite crear una identidad común, mediante la diferenciación de otros grupos o comunidades que es compartida y elaborada por sus integrantes mediante la socialización. 

Por otra parte, una comunidad se une en ocasiones mediante un objetivo en común si bien esto no es algo necesario.

Roberto Espósito refiere la comunidad como lo que relaciona a los hombres en la modalidad de la diferencia entre ellos. La comunidad quiere decir renunciar a su sustancia más preciosa, es decir, a su propia identidad individual, en un proceso de apertura progresiva al otro de sí.” Por otra parte, “si la comunidad determina la fractura de las barreras de protección de la identidad individual, la inmunidad constituye el intento de reconstruirla en una forma defensiva y ofensiva contra todo elemento externo capaz de amenazarla. Esto puede valer para los individuos singulares, pero también para las mismas comunidades.”  Así surge una contradicción: aquello que salvaguarda el cuerpo – individual, social, político– es también lo que al mismo tiempo impide su desarrollo.”

“Si la inmunidad tiende a encerrar nuestra existencia en círculos, o recintos, no comunicados entre sí, la comunidad, más que ser un cerco mayor que el que los comprende, es el pasaje que, cortando las líneas del confín, vuelve a mezclar la experiencia humana liberándola de su obsesión por la seguridad.”  La inmunidad individual y colectiva es necesaria para defenderse de agresiones externas pero, como en las enfermedades autoinmunes, estos sistemas de protección pueden “volverse contra sí mismo, provocando la muerte del propio cuerpo.” 

Esta forma de entender la comunidad política abre un importante espacio de reflexión, pues aquí la comunidad no se constituye sobre la base de una previa identidad compartida y estable. Es decir admite múltiples identidades individuales colaborando en torno a un objetivo común. Esto rebaja el papel de la identidad compartida como mecanismo de unión/exclusión permitiendo que el purismo, el esencialismo y el dogmatismo dejen de tener cabida. La comunidad anarquista es algo más y previo a la sociedad anarquista: Las comunidades anarquistas son grupos de seres humanos que, desde la diferencia, aúnan sus esfuerzos en construir una sociedad sin amos.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.