Agroecología para enfriar el planeta

Posted on Updated on

Este artículo está apoyado en el informe de Ecologistas en Acción de 2019 titulado Agroecología para enfriar el planeta.

El actual modelo de producción y consumo capitalista está alterando el clima global. El sistema agroalimentario actual también es responsable de ello, ya que es una fuente importante de emisiones. 

Por ello, es necesario trabajar en alternativas que propongan nuevos modelos agroalimentarios. A diferencia del sistema agroalimentario actual, la agricultura campesina se caracteriza por el uso sostenible de los recursos disponibles. El sistema agroindustrial capitalista ha conseguido implementar la idea de que la alimentación global depende principalmente de las grandes industrias. Aunque la industria agroalimentaria es dueña del 80% de los recursos en realidad produce solamente un 30% de la alimentación mundial. Todo esto, a costa de la explotación y destrucción de la naturaleza y la expulsión de los campesinos de sus tierras.

Cabe señalar, que las nuevas técnicas de producción agrícola son menos eficientes y muy dependientes de la energía fósil. Donde más se evidencia esto es en el modelo de transporte.  Los alimentos cada vez viajan más, aumentando así su huella de carbono.

La propuesta agroecológica está basada en productos frescos y locales sumado a una dieta con mucha menos carne ya que esto podría reducir hasta un 50% las emisiones de gases de efecto invernadero y recuperar tierras asociadas a la alimentación.

En la mayor parte del consumo, se aprecia, que el peso de la alimentación en los hogares recae sobre las mujeres, fruto esto de la desigual división del trabajo. No sería posible generar cambios desde una mirada de justicia e igualdad sin introducir una perspectiva feminista que visibilice y ponga en valor la economía de los cuidados.

Desde CGT Metal Madrid, nos sumamos a este proyecto de transición en el cual caminemos hacia modelos más justos. Esto supone tratar a la alimentación como un derecho global, no como una mera mercancía utilizada por las corporaciones. Cada vez existen más alternativas y desde la práctica se comprueba que otras formas de producción, relación y consumo son posibles y viables económica, social y ambientalmente.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.