Nota 144: Profitability+ (CGT en Ericsson, Madrid)

Posted on

Primera reunión formal

El pasado jueves 16 de Abril la empresa dio por terminado el proceso informal de consultas para el programa Profitability+ después de que los directores de todas las áreas afectadas hubieran expuesto las razones que, a su juicio, justificarían este proceso de reestructuración.

En esa última reunión, desde CGT entregamos a la Dirección nuestro Plan 503, una propuesta de Plan de Empleo donde recogemos las medidas que proponemos para gestionar adecuadamente el empleo en Ericsson a medio plazo, reducir en lo posible el número de despidos identificados por la dirección y mitigar el impacto de los mismos mediante desvinculaciones voluntarias.

Dada la importancia de este procedimiento solicitamos extender el periodo informal de consultas más allá del día 22 de Abril para poder debatir el contenido de dicho plan.

Lamentablemente, la Dirección ha rechazado esta petición aduciendo que en algunas áreas urge aplicar las medidas de reestructuración, y que las conversaciones deben de trasladarse al marco de la negociación formal, puesto que las consultas informales ya se han dado por cerradas. Al continuar con el calendario fijado por la empresa, el periodo formal de consultas ha comenzado hoy con la reunión de constitución de la mesa negociadora.

La legislación laboral vigente limita a un mes el tiempo máximo que puede durar el periodo de negociación formal. Dada la magnitud del proceso de reestructuración que se acomete, en CGT entendíamos que resultaba muy útil que, al igual que empresa ha tenido la deferencia de explicar de manera informal los motivos que llevan a la reestructuración, se nos diera a la representación de los trabajadores la opción de presentar, de modo igualmente informal y sin consumir tiempo de negociación, nuestras argumentaciones y propuestas. Trasladar todas las conversaciones al marco de las negociaciones formales sólo sirve para jugar en contra de los trabajadores dada la corta duración del periodo negociador y la complejidad de la reestructuración que afecta a diferentes empresas y centros del grupo y a una gran variedad de perfiles.

CGT desearía que el periodo de consultas no se configure como un mero trámite preceptivo, sino como un verdadero proceso negociador, con el objetivo de llegar a un acuerdo tendente a evitar o reducir los efectos de la medida proyectada, tomar las medidas necesarias para atenuar sus consecuencias para los trabajadores afectados, y posibilitar la continuidad y viabilidad del proyecto empresarial.

En la práctica, esta premura en la ejecución de la negociación y los despidos supondrá una fuerte limitación en la aplicación de la voluntariedad, ya que no habrá tiempo de evaluar posibles rotaciones internas, ni el número de trabajadores que podrían estar interesados en aplicar voluntariamente a las medidas propuestas por lo que se impide:

  • Reducir el número de despidos mediante rotaciones de áreas afectadas a áreas no afectadas.
  • Mitigar el impacto de la reestructuración sustituyendo despidos forzosos (traumáticos) por desvinculaciones voluntarias (no traumáticas).

Estas limitaciones se refuerzan con la decisión empresarial de dejar fuera de la negociación las otras dos empresas del grupo en España, Optimi S.L. y Mundovisión MGI 2000 S.A. y a algunos centros de EEM y ENI aduciendo que no están afectados, algo que en CGT no compartimos en absoluto ya que, pese a no requerirse reducción de plantilla en dichas unidades, los trabajadores de dichos centros sí podrían adherirse a las medidas pactadas durante el proceso negociador.

En CGT consideramos que el excluir las empresas Optimi Spain S.L y Mundovisión MGI 2000 S.A. y algunos de los centros de trabajo pertenecientes a las empresas Ericsson España, S.A. y Ericsson Network Services, S.L. distorsiona la realidad empresarial que trata de justificar la medida anunciada omitiendo dichas empresas, limita de manera importante las posibilidades de evitar los despidos anunciados mediante la recolocación en otras empresas del grupo y reduce las posibilidades de disminuir los efectos de la medida evitando el acceso de forma voluntaria a las medidas que puedan acordarse a los trabajadores prestando sus servicios en los centros excluidos de este procedimiento.

La Dirección cuestiona nuestra manifestación de que la gestión del empleo dentro del Grupo Ericsson en España está caracterizada, desde hace ya bastantes años, por reducciones de plantilla que se ejecutan de forma regular y que suelen ser seguidas de periodos de creación de empleo, externalizaciones y subcontrataciones masivas, con supuesta pérdida de competencias claves en la empresa que restringen gravemente nuestra competitividad. Por nuestra parte, seguimos apreciando que la Dirección utiliza estos procesos de despido colectivo como parte de una estrategia de gestión de la plantilla que ya se ha convertido en habitual puesto que a los grandes procesos de reducción de plantilla se siguen fuertes repuntes en la contratación. En los últimos años, los trabajadores afectados por estas desvinculaciones colectivas han sido:

Contrataciones y despidos

Pese a la magnitud de estas cifras, la plantilla total del grupo no sólo no ha disminuido, sino que ha aumentado considerablemente superándose en este momento los 3000 trabajadores. Se despide a parte de la plantilla para volver a contratar una vez cerrado el proceso de despidos, normalmente en condiciones más precarias.

Por lo que respecta a las concretas propuestas de CGT (“Plan 50” al cubo), la empresa manifiesta que las va a analizar adelantando que las considera “altamente gravosas”.

El Plan 503 es nuestra propuesta para revertir esta dinámica de destrucción y creación de empleo: contiene medidas a corto plazo para aportar respuestas a los problemas planteados por el programa Profitability+, pero también contiene medidas de gestión del empleo a largo plazo que permitan frenar este encadenamiento de EREs que ya llevamos sufriendo, sistemáticamente durante más de una década.

En esta primera reunión se ha constituido la comisión negociadora de manera proporcional a la representatividad de cada fuerza sindical. De esta manera, corresponde a STC un total de 5 representantes, 4 para CGT, 2 para UGT y 2 para CCOO, con un total de 13 miembros que es el máximo que marca la ley.

Constituida la mesa, la empresa ha aportado la documentación pertinente y el calendario inicial de reuniones.

El número máximo de afectados, a día de hoy es de 216 en un total de 9 centros de trabajo. De dicho número, 188 corresponden a EEM y los 28 restantes a ENI.

Plan 503. Es necesario. Es viable