La TROIKA visita el centro de Madrid (CGT en PSA-Madrid)

Posted on

El lunes visitó la fábrica de Madrid el presidente del grupo, el Sr. Tavares y como hace la Troika cuando visita los países del sur de Europa desgranó un discurso bastante alarmante ante las preguntas efectuadas por el Comité de Empresa.

Durante su intervención, en la reunión mantenida con el Comité de Empresa, lanzó una serie de lindezas para que Madrid fuera más rentable, y no son otras que apretarnos más el cinturón para que el grupo saque u obtenga más beneficios a costa de recortar más los derechos y salarios de los trabajadores/as o las mejoras adquiridas a lo largo de la historia en esta fábrica, esta es su única intención y así están actuando en otros centros de trabajo del grupo, sacar más plusvalía a costa de los trabajadores/as.

Después de llevar años con el salario congelado, después de sufrir indignamente durante años las consecuencia de los EREs, después de reducir esta plantilla a niveles alarmantes, después de sufrir unos ritmos en las cadenas que ponen nuestra salud al límite, después de recortes tan brutales en los últimos años como la eliminación de las categorías profesionales, o reducir los niveles de entrada para que los trabajadores/as de nuevo ingreso cobren hasta cinco mil euros menos, después de recortar el derecho a transporte de empresa para una parte de esta plantilla, etc…DESPUÉS DE AÑOS DE SACRIFICIOS POR PARTE DE ESTA PLANTILLA, ¿Para qué? no tienen límites, son insaciables.

Hace falta una conformación sindical que haga oposición fuerte a la Empresa, que frene las ambiciones desproporcionadas de esta, que lo único que quiere es obtener más beneficios a costa del deterioro de nuestras condiciones laborales, que sea capaz de plantearle alternativas, para que este Centro tenga futuro, con unos salarios y derechos dignos como trabajadores/as, que no pase como en Vigo, que el sindicato mayoritario (igual que el PP) ha usado su mayoría absoluta para recortar derechos y salarios y entregárselos a la empresa en bandeja, olvidándose de los trabajadores/as a las primeras de cambio. Ya lo decíamos en un comunicado anterior, “El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos”.

Esta persona, viene, suelta su retahíla nos pasa un examen y se va, pero no es capaz de entregar ningún tipo de documentación para argumentar lo que nos está diciendo, los datos los hace la empresa, los maneja la empresa, los utiliza la empresa y hace lo que quiere con ellos. Actuó como en las dictaduras totalitarias, “lo digo yo, que soy el jefe y con eso vale”.

¿Dónde nos quieren llevar? ¿A la pobreza? ¿Qué pretenden, trabajadores/as de bajo coste, sin derechos y con salarios precarios? ¿Únicamente explotados? ¿Es este el futuro maravilloso que nos prometieron? ¿Es este el sueño que no queremos que nos roben?